Compartir
Normas de conducta de los niños en la mesa a la hora de comer

Normas de conducta de los niños en la mesa a la hora de comer

Todos los padres deseamos que las comidas familiares sean tranquilas y relajadas, y que nuestros hijos se comporten de forma adecuada en la mesa. Algunos consejos sobre cómo conseguir una buena conducta de los niños en la mesa. Es necesario dar al acto de comer la importancia que tiene, evitando distracciones, y establecer las condiciones idóneas para mantener una buena comunicación en la mesa son algunas de las claves que propone esta psicóloga infantil.

Hacer con que los niños mantengan una buena conducta en la mesa, es más fácil de lo que parece, sobre todo si los padres les educan desde que son bien pequeños. Se puede empezar desde que son bebés. Ideas de cómo hacerlo:

1. Los niños deben saber que cuando estamos comiendo, aunque sea un biberón, estamos comiendo y no estamos a otra cosa.

2. Debemos evitar distracciones. La televisión debe estar apagada y los adultos debemos dar ejemplo no contestando al teléfono o haciendo varias actividades a la vez. Sólo estamos comiendo y dándole la importancia a la comida que realmente tiene.

3. Un error que solemos cometer es decirle al niño: “pórtate bien en la mesa”. Pero, ¿qué es eso? El niño no lo sabe. Tenemos que definirlo y seguir unas normas que van a ser muy claras: se come todo lo que está servido; no se hacen tonterías, es una orden que los niños entienden perfectamente, no hace falta definir y comemos dentro del tiempo que hemos establecido.

4. El hábito de comer bien es igual al hábito de estudiar, de mantener la higiene, de dormir, etc. Si enseñamos a los niños qué es portarse bien y se lo dejamos muy claro, pero con pocas órdenes básicas que nos permitan englobar el conjunto de todos los hábitos de la comida, vamos a poder regular el hábito de las comidas.

5. Es fundamental educar la conducta de los niños en la mesa desde que son pequeños, así luego con 7 u 8 años comerán estupendamente sin haber hecho mucho esfuerzo y sin haber desarrollado ningún problema.

Cuando los niños son mayores y no se portan bien en la mesa

Para los niños que ya son mayores y vemos que no se portan bien, vamos con algunos consejos:

1. Debemos sentarnos con ellos y explicarles qué es lo que tienen que hacer en una comida. De este modo, ellos van a saber que tienen que hacer para comer bien: vamos a obedecer, vamos a coger el cubierto y a no comer con las manos, no vas a chinchar a tu hermano, no vas a hablar con la boca llena…

2. Una vez realizada la explicación de lo que tienen que hacer en esa comida, podemos darle un pequeño premio al final. Cuando lleven una semana o 15 días haciéndolo bien, vamos a salir fuera a comer a un sitio que a él te guste. Mientras tanto, no saldremos a ningún lugar. El premio se lo tienen que ganar y conquistar con su buen comportamiento.

Etiqueta

Un niño bien educado no solo es un feliz acompañante; habla maravillas de sus padres. Claro que los modales en la mesa (y en general) deben aprenderse acorde a las habilidades así que escogimos algunos que consideramos básicos y sencillos de aprender, ideales para encaminar a los pequeños de la casa por el camino de la educación y la cortesía.

1. Decir “por favor” y “gracias”: si sabe hablar, ya puede aprender las clásicas “palabras mágicas” y no sólo para la mesa, sino para toda ocasión.

2. Sentarse en la mesa arreglados: No tienen que llevar un pequeño traje de gala, pero al menos deben estar vestidos (¡pijama no cuenta!) y con zapatos. La norma puede suavizarse en un día de piscina o en la playa, salvo que se trate de un restaurante que requiera atuendo casual.

3. Manos limpias: No solo por educación sino por higiene, los niños deben aprender lo antes posible la importancia de lavarse las manos con jabón y la forma correcta de hacerlo.

4. Mantener una conversación agradable: Es excelente motivarlos a participar en la conversación de la mesa, en especial, animarlos a hacer preguntas y compartir sus intereses, siempre de forma amable, sin interrumpir y sin tocar temas delicados o pelear.

5. Pedir permiso antes de retirarse: Si aun hay comensales comiendo, un niño cortés debe preguntar si se puede ir antes de hacerlo. Así coma rápido, no se vale pararse de la mesa y desaparecer como un ninja.

6. No estirarse para buscar cosas en la mesa: Si quieren la sal, más jugo o cualquier cosa lejos, no deben estirarse y arriesgarse a tropezar a alguien o tumbar algo, deben pedirle a quien lo tenga cerca que les haga el favor de acercarlo, y recordar dar las gracias.

7. Usar los cubiertos, no las manos: Salvo “finger food”, solo se le permite usar las manos a un bebé, un niño capaz de sostener cubiertos debe ser motivado a usarlos, y mientras se hace más diestro, debe aprender a cortar su propia carne y sostenerlos correctamente.

8. No sobrellenar la boca: Comer cada vez el bocado que puede masticar con comodidad y nunca tomar uno tan grande que tenga que devolver o masticar ruidosamente o con la boca abierta.

9. Si no les gusta la comida: Darle al menos la oportunidad de comer un poquito y nunca hacer comentarios desagradables ya que, además de ser odioso, puede herir los sentimientos de alguien. Si después de probarla no quieren, dependerá de la ocasión permitirles dejar el resto o guardárselo para más tarde.

10. Usar la servilleta: ya sea doblar la de tela sobre sus piernas o usar la de papel para limpiar su boca (y solo su boca), esto demuestra orden y limpieza, dos virtudes muy importantes a la hora de comer y en todo momento.

 

 

               

Dejar un Comentario